El líder gremial prevé un mejor desempeño del rubro para 2017, gracias al aumento de la demanda de commodities desde los países asiáticos, una creciente tasa de desarme de buques y un descenso de las órdenes para construir embarcaciones nuevas. También aumentarían las tarifas.

En una profunda crisis que data desde 2009 se ha mantenido el negocio naviero. Las fusiones y alianzas entre grandes compañías, el aumento de la oferta en capacidad de carga y una caída de la demanda hicieron que las tarifas de los fletes disminuyeran a bajos valores.

Sin embargo, el presidente de la Asociación Nacional de Armadores (ANA), Roberto Hetz, en entrevista con “El Mercurio”, entregó un pronóstico más alentador para la actividad del transporte marítimo durante este año. “No será un año normal, pero hay atisbos de una recuperación. Tengo la esperanza de que en 2017 se empiece a retomar el equilibrio en este mercado a nivel internacional”, afirmó.

Este esperado repunte del transporte marítimo se sustentaría en ciertas señales de aumento de la demanda de commodities desde los países asiáticos, en una creciente tasa de desguace de buques y en un descenso de las órdenes para construir embarcaciones nuevas. “Podría haber un crecimiento de 1% o 2% en las exportaciones marítimas. Además, la sobreoferta que hay en capacidad de transporte va a tender paulatinamente a ajustarse a la demanda de transporte marítimo”, sostuvo el líder gremial.

Minería a la cabeza

Desde la asociación estiman que el sector económico que más empujará el carro de las exportaciones marítimas seguirá siendo la minería. El año pasado se exportaron casi US$ 60 mil millones, un 3,7% menos que 2015. De esa cantidad, más de US$ 30 mil millones correspondieron a la minería, mientras que los envíos industriales superaron los US$ 23 mil millones. Lejos de esas dos actividades productivas asoma el sector agropecuario, con exportaciones marítimas cercanas a los US$ 5.600 millones; el área de la pesca extractiva, con US$ 120,4 millones; y la actividad silvícola, con un valor exportado de US$ 30,8 millones, según datos del gremio naviero. Hetz señaló que el año pasado “hubo bastante exportación de nueces, arándanos y avellanas europeas. Los salmones también son muy relevantes. Ojalá que todo eso siga subiendo para que Chile deje de ser un país monoexportador. En exportaciones marítimas siempre ha liderado la minería y eso no cambiará este año”. Prevé que, para este año, “el hierro tendrá mayor demanda, al igual que el cobre. Hay fuerte demanda en China, India, Vietnam y otros países asiáticos”.

En materia de importaciones, el monto total en 2016 fue de más de US$ 58 mil millones, un 5,9% menos que el ejercicio anterior. Los bienes de consumo durables, como los automóviles y maquinarias, fueron el ítem que lideró las internaciones.

En cuanto a los mercados más relevantes para el país, Hetz afirmó que el comercio marítimo con Asia ya es cerca del 33% para Chile. Luego aparece Estados Unidos, con alrededor de un 28%. Luego vienen otros mercados, como el europeo y el latinoamericano.

Mejorarían los precios

El aumento de la demanda de commodities desde Asia podría generar un alza en los precios del transporte marítimo. “Se vislumbra un auge en la carga seca -como el carbón, cobre y hierro- y eso debería hacer subir el precio de las tarifas charter desde US$ 8 mil por día en 2016 a US$ 12 mil por día este año. En todo caso, yo no soy tan optimista. No existe la panacea”, aseveró el líder de la asociación.

US$ 59.916 millones
fue el monto total exportado el año pasado en transporte marítimo, un 3,7% más bajo que en 2015.

US$ 30.342 millones
fueron los retornos generados por los envíos mineros realizados a través del mar.

Revise la nota completa en el siguiente link.

El Mercurio. Proyeccioes 2017. ANA