Un proyecto que fomenta la implantación de un tratado internacional para frenar la transferencia de especies invasivas en el agua de lastre de los buques ha concluido de manera satisfactoria tras una década. Se trata de la iniciativa GloBallast impulsado por la Organización Marítima Internacional (OMI) a cuya  reunión de cierre han asistido las partes interesadas de los Gobiernos, el sector y organismos de las Naciones Unidas.

La OMI ha llevado a cabo el proyecto de asociaciones GloBallast, en colaboración con el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

La iniciativa se lanzó en 2007 tras una fase inicial de 4 años y ha prestado asistencia a los países en desarrollo a fin de reducir la transferencia de organismos acuáticos perjudiciales y de agentes patógenos en el agua de lastre de los buques e implantar el Convenio sobre la gestión del agua de lastre o Convenio BWM.

Durante la última reunión del Grupo de tareas sobre el proyecto mundial GloBallast (GPTF), celebrada en Ciudad de Panamá (Panamá) los días 16 y 17 de marzo, se destacó el legado del proyecto GloBallast, que será mantenido por las partes interesadas principales tras la clausura del mismo en junio de 2017.

Según la OMI, ejemplos concretos de este legado son los módulos de formación de GloBallast que se han realizado en el marco del proyecto con el objeto de apoyar las necesidades de creación de capacidad de los países para implantar el Convenio.

Igualmente, el foro de investigación y desarrollo sobre la gestión del agua de lastre, que se ha celebrado regularmente para fomentar el desarrollo de tecnologías innovadoras de tratamiento del agua de lastre, se continuará organizando tras el cierre del proyecto.

El proyecto GloBallast ha elaborado un modelo de éxito al trabajar con los países asociados principales, así como con el sector del transporte marítimo y el mundo académico para catalizar el intercambio de conocimientos e impulsar la formación y la creación de capacidad. Se formaron grupos de trabajo regionales en 12 subregiones en desarrollo y se elaboraron planes de acción y estrategias en gestión del agua de lastre, alcanzando hasta 100 países. Hasta la fecha, seis de esos planes de acción han sido adoptados por las instituciones de cooperación regionales.

GloBallast también ha facilitado la creación de capacidad a nivel nacional, contribuyendo a establecer grupos nacionales de trabajo y ayudando en la redacción y adopción de la legislación nacional en el 80% de sus países asociados principales. De esta manera, se ha fomentado en estos países la ratificación del Convenio sobre el agua de lastre, que entrará en vigor en septiembre de 2017.

Durante la reunión en Panamá se ha hecho hincapié en el papel fundamental que los países asociados principales del proyecto desempeñan en la implantación coherente del Convenio en sus regiones respectivas. Asimismo, también se han estudiado los mecanismos de financiación que podría sufragar futuras necesidades de creación de capacidad.

El proyecto GloBallast también fue el primero en establecer una alianza entre el sector público y privado. La Alianza mundial del sector para la bioseguridad marina (GIA) incluye compañías de transporte marítimo tales como Keppel Offshore and Marine (KOM) y APL.

Esta alianza apoyó la formación de la red mundial de organizaciones de prueba de agua de lastre (denominada Global TestNet), que consta de 19 organizaciones de prueba de sistemas de tratamiento del agua de lastre y tiene por objeto aumentar el grado de normalización, transparencia y apertura en este contexto.

El Dr. Stefan Micallef, Director de la División del medio marino de la OMI, señaló que el proyecto GloBallast era un ejemplo excelente de la acción directa y a gran escala emprendida por la OMI -junto con otros organismos internacionales- para abordar la amenaza mundial a la salud de los océanos que suponen las especies invasoras transportadas en el agua de lastre de los buques.

“Gracias a GloBallast, los Gobiernos, el sector y otras partes interesadas han actuado para mejorar la sostenibilidad ambiental y socioeconómica del transporte marítimo y han trabajado para reducir sus efectos perjudiciales en los ecosistemas marinos. Tengo la firme esperanza de que la “familia GloBallast” continúe sus esfuerzos y su colaboración para proteger nuestros océanos, en consonancia con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 14″, dijo el Dr. Micallef.

El Dr Andrew Hudson, Jefe del programa de gobernanza de agua y océanos en el PNUD, dijo que el proyecto GloBallast había sido pionero en usar un modelo de éxito de colaboración, cooperación y creación de capacidad, que a partir de ahora será emulado por otros proyectos “Glo”.

“El proyecto de asociaciones GloBallast ha desempeñado un papel catalizador al preparar a los países y al sector del transporte marítimo para la implantación del Convenio sobre el agua de lastre, que reduce los considerable daños económicos y ecológicos, la pérdida de medios de subsistencia y el impacto sobre la salud del ser humano a menudo causados por la contaminación por especies invasivas. El legado e impacto del proyecto perdurará más allá de su conclusión”, dijo el Dr. Hudson.

Chris Severin, Coordinador internacional de aguas en el FMAM, señaló que el Fondo de Medio Ambiente Mundial está orgulloso de haberse asociado con las Naciones Unidas, a través de la OMI y el PNUD, para facilitar al mundo un marco de trabajo -concretamente, el Convenio sobre la gestión del agua de lastre- que aborda uno de los mecanismos para la propagación de especies invasivas.

“Sinceramente creo que la implantación del Convenio sobre el agua de lastre ayudará a las naciones no sólo al ofrecer contribuciones esenciales para los Objetivos de Desarrollos Sostenible, sino que también al brindar una oportunidad para que la llamada ‘economía azul’ libere su potencial. Los dos proyectos FMAM -el proyecto piloto, seguido del proyecto GloBallast- que en total han contado con una subvención de 12 millones de dólares de los Estados Unidos, nos han conducido tras 17 años a la victoria que hoy en día estamos celebrando: la entrada en vigor del Convenio sobre la gestión del agua de lastre. Un Convenio que, mediante una sólida alianza entre los países y el sector privado, desbloqueará una inversión sin precedentes estimada en un mínimo de 30 millones de dólares”, señaló Severin.

A la reunión del Grupo de tareas sobre el proyecto mundial, acogida por la Autoridad Marítima de Panamá, asistieron 43 participantes, incluidos representantes de 12 de los 15 países asociados principales del proyecto GloBallast (Argentina, Bahamas, Chile, Colombia, Croacia, Ghana, Jamaica, Nigeria, Panamá, Trinidad y Tabago, Venezuela y Yemen); un país piloto (Brasil); organizaciones coordinadores regionales (REMPEC, SPREP, la PERSGA y la CPPS); el FMAM, el PNUD y la OMI; y varios socios estratégicos, incluido el Instituto de Ingeniería, Ciencia y Tecnología Navales (IMarEST), la Cámara Naviera Internacional (ICS), el Instituto Oceánico Internacional (IOI), el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD), el Foro mundial para instalaciones de pruebas y la Universidad Marítima Mundial (UMM).

 

Por Redacción PortalPortuario.cl