La aprobación en primera instancia del proyecto de ley que abre el cabotaje de pasajeros, bajo ciertas condiciones, provocó diversas reacciones en los sectores involucrados de la zona, aunque todos coinciden en la necesidad de avanzar.

“El espíritu del proyecto original era aprovechar la capacidad ociosa de los grandes cruceros para poder embarcar gente que quiera hacer tramos cortos dentro de Chile. Y en ese sentido estamos muy de acuerdo con tal espíritu”, comentó el gerente general de la Asociación Nacional de Armadores (ANA), Ricardo Tejada.

Agregó que, tras corregir algunas falencias que podían afectar a la marina mercante, se llegó a un proyecto que no afecta la libre competencia, aunque mantiene algunos reparos en relación a temas específicos.

Uno de ellos es el límite de 400 pasajeros -como mínimo- que establece la iniciativa pues, a juicio del ejecutivo, ello podría coartar el interés de algún empresario nacional.

“Desde mi punto de vista habría subido el límite de pasajeros de 400 a 800 porque hay buques en Chile que tienen capacidad para 400 pasajeros y hay otros que están muy cerca. Entonces si fijas ese límite no incentivas a que armadores chilenos inviertan en buques nuevos un poquito más grandes porque saben que van a tener que competir con una empresa extranjera en una cancha dispareja”, manifestó Tejada.

El otro detalle apunta a dejar establecido que la normativa debe aplicarse sólo a las naves que estén en tránsito, en el marco de su itinerario regular.

“Falta acotar que se pueda hacer cabotaje de pasajeros sólo en buques que estén en tránsito. Si no es así podrían venir buques pequeños de 400 o un poquito más y hacer cabotaje permanente en Chile bajo condiciones de otro país”, menciona.

Por último, subrayó que no está de acuerdo con que este proyecto sea tildado de “proteccionista”. Al respecto señala que “lo único que pedimos es que sea en igualdad de condiciones y eso no es proteccionismo”.

En tanto, el gerente general del VTP, Juan Esteban Bilbao, señaló que la aprobación en el Senado representa un gran avance, sobre todo para Valparaíso. “No cabe duda que esta nueva ley ayudará a Valparaíso a posicionarse como el homeport no sólo de la región, sino de todo el territorio nacional, ya que por excelencia es el destino turístico con mayor cantidad de atributos y atractivos turísticos patrimoniales que son reconocidos en el mundo entero”, dijo.

Agregó que “el puerto de Valparaíso tiene el potencial de renacer con toda la fuerza que aporta una industria turística en constante crecimiento”.

En tanto, la vicepresidenta ejecutiva de la Federación de Empresas de Turismo de Chile (Fedetur), Helen Kouyoumdjian, valoró la iniciativa ya que abre nuevas perspectivas para el sector. “Hay un mercado muy potencial para Chile que es el brasileño, si nosotros vamos con ofertas de cruceros de cuatro o cinco días estaríamos ofreciendo un nuevo producto que puede ser muy atractivo para un turista que siempre busca cosas distintas”, comentó la ejecutiva.

Fuente: Mercurio Valparaíso